Lo complejo de trabajar en una empresa familiar (y más si no eres de la familia)

Casi dos tercios del total de compañías en el mundo, son empresas familiares y representan entre el 50% y el 80% del empleo en muchos países. Hablamos de una compañía creada y gestionada por una o varias familias con un objetivo estratégico de mantener la continuidad de la compañía a cargo de la siguiente generación familiar.

En el origen de una empresa familiar, es decir, en su etapa de emprendimiento, se puede apreciar que la familia cumple un rol trascendental en el apoyo emocional, económico y también en la toma de decisiones del emprendedor.

Una empresa familiar sana cuenta con una visión clara y una estrategia continuamente llevada por una familia armónica y admiradora de su proyecto. Esto parece fácil pero la realidad es que al haber lazos sanguíneos en la compañía, tienden a mezclarse y superponerse dinámicas familiares con dinámicas organizacionales, creando confusión para toda la compañía incluyendo a los familiares y no familiares.

Esta situación podría repeler al personal no familiar y mantener una alta rotación en ciertos cargos. No es fácil trabajar en ambientes tensos por temas “domésticos”.

En las diversas combinaciones de situaciones en una empresa familiar, se ha identificado a nivel mundial que existen tres grandes aspectos a desarrollar: establecer procedimientos para evitar el conflicto, definir responsabilidades y acordar procesos de sucesión. En definitiva, a la complejidad de trabajar en una compañía, se le agregan estos aspectos relacionados a la interacción con la familia actual y futura.

Para ti que entraste a una empresa familiar sin ser familiar

Es alta la probabilidad de ser afectado por las dinámicas de la empresa en la que trabajas y la familia que es dueña de esta. Lejos de querer asustar, la intención de este artículo es la de invitarte a aplicar la mirada sistémica en tu entorno laboral, es decir:

Ampliar la mirada de tu trabajo o emprendimiento y ver más allá del día a día. Observa las sensaciones de tu cuerpo cuando empiezas a trabajar; cada tensión en el cuello, dolor de estómago, garganta apretada u otro malestar da información actual de ti y tu interacción con el resto del sistema.

Al identificar las sensaciones corporales, puedes ver qué pasa con ellas cuando piensas en algún cuestionamiento como:

  • ¿Te dan ganas de seguir en ese cargo o deseas irte? ¿Qué cambiarías de tu entorno laboral? ¿Qué cambiarías en ti?
  • ¿Cómo encuentro mi lugar en la empresa?
  • ¿Cómo ordeno mi equipo de trabajo considerando un equilibrio entre lo que necesita mi equipo y lo que necesita la organización?
  • ¿Cómo encuentro el equilibrio entre lo familiar y el negocio?
  • ¿Cómo mejorar la relación con mi socio que a la vez es mi pareja?
  • ¿Cómo determinar los reemplazos de una generación a otra?
  • ¿Cómo profesionalizar la empresa para que crezca, manteniendo el espíritu y los valores familiares?
  • ¿Cuál es la mejor manera de compensar a familiares y no familiares?
  • ¿Podemos contratar a un gerente general que no sea miembro de la familia?

Resulta indispensable planificar los distintos aspectos del negocio para lograr que la compañía crezca, se mantenga en el tiempo y pase de generación en generación. Me atrevería a decir que muy pocos negocios funcionan “solitos” y existe un contexto sistémico que debe ser considerado al elaborar una estrategia organizacional.

Considerar el contexto sistémico de una organización implica complementar la mirada de la administración clásica con un enfoque sistémico que ve a la organización como un ser viviente, un sistema organizacional en constante intercambio con los distintos sistemas familiares de cada colaborador. ¿Esto significa que una empresa cambia de acuerdo a cada cambio en el personal? En algún porcentaje claro que sí, y esto depende del tamaño del sistema, ya que no es lo mismo que renuncie un colaborador en un mercado particular de 2 trabajadores, en que cada uno cubre un turno de atención, a que renuncie un colaborador en una multinacional, y su puesto sea cubierto por sus 10 colegas.

En definitiva las Constelaciones Organizacionales dan una mirada de un profundo respeto a todos los elementos internos y externos de la compañía, comenzando por sus fundadores, su visión, colaboradores antiguos, productos exitosos y los no tanto, situaciones difíciles como una crisis financiera, desprestigio mediático, muerte de un colaborador en un accidente laboral, juicios, además de proveedores y clientes.

Si eres parte de la familia que tiene el negocio, puedes preguntarte:

  • ¿Cómo va percibiendo el sistema familiar cada cambio en la compañía?
  • ¿Los familiares tienen privilegios por sobre los demás colaboradores no-familiares?
  • ¿Existe un liderazgo claro del dueño en la compañía?
  • ¿Cómo afectan las situaciones familiares al negocio?
  • ¿Qué pasa si la compañía depende de un matrimonio que luego se divorcia?

Una historia que podría ser la tuya

Les quiero contar la historia de un fundo familiar en donde el dueño tuvo un primogénito y luego una hija. El hijo comenzó trabajando con el padre y la hija con los años creció y se profesionalizó en gestión de empresas en el extranjero. Cuando la hija vuelve a casa, el padre le ofrece el cargo de gerente general. Ella lo acepta y comienza a implementar conocimientos aprendidos en la universidad. Podríamos plantearnos estas preguntas:

    • ¿Cómo perciben los colaboradores a este nuevo gerente general?
    • ¿Qué pasa si el hijo mayor quería ser gerente general?
    • ¿La hija tiene la experiencia requerida para el cargo?
    • ¿Qué pasa con el padre que ahora ve la compañía manejada de una manera diferente?

Atrévete a constelar tu situación y ver las aguas por dónde estás navegando, el ubicarse mejor con una herramienta más profunda, ayuda enormemente a llegar a buen puerto. Esperamos tu comentario más abajo y contacto por Whatsapp.

WhatsApp con 1 clic

Con la información que se ve en las Constelaciones Organizacionales el cliente obtiene información que le permite encontrar el equilibrio entre la familia y el negocio, afianzar la estrategia del negocio en conjunto con las aspiraciones familiares, establecer estrategias y estructuras de compensación apropiadas que permitan retener y desarrollar gerentes de la familia y externos a ella.

Lo complejo de trabajar en una empresa familiar (y más si no eres de la familia)

Casi dos tercios del total de compañías en el mundo, son empresas familiares y representan entre el 50% y el 80% del empleo en muchos países. Hablamos de una compañía creada y gestionada por una o varias familias con un objetivo estratégico de mantener la continuidad de la compañía a cargo de la siguiente generación familiar.

En el origen de una empresa familiar, es decir, en su etapa de emprendimiento, se puede apreciar que la familia cumple un rol trascendental en el apoyo emocional, económico y también en la toma de decisiones del emprendedor.

Una empresa familiar sana cuenta con una visión clara y una estrategia continuamente llevada por una familia armónica y admiradora de su proyecto. Esto parece fácil pero la realidad es que al haber lazos sanguíneos en la compañía, tienden a mezclarse y superponerse dinámicas familiares con dinámicas organizacionales, creando confusión para toda la compañía incluyendo a los familiares y no familiares.

Esta situación podría repeler al personal no familiar y mantener una alta rotación en ciertos cargos. No es fácil trabajar en ambientes tensos por temas “domésticos”.

En las diversas combinaciones de situaciones en una empresa familiar, se ha identificado a nivel mundial que existen tres grandes aspectos a desarrollar: establecer procedimientos para evitar el conflicto, definir responsabilidades y acordar procesos de sucesión. En definitiva, a la complejidad de trabajar en una compañía, se le agregan estos aspectos relacionados a la interacción con la familia actual y futura.

Para ti que entraste a una empresa familiar sin ser familiar

Es alta la probabilidad de ser afectado por las dinámicas de la empresa en la que trabajas y la familia que es dueña de esta. Lejos de querer asustar, la intención de este artículo es la de invitarte a aplicar la mirada sistémica en tu entorno laboral, es decir:

Ampliar la mirada de tu trabajo o emprendimiento y ver más allá del día a día. Observa las sensaciones de tu cuerpo cuando empiezas a trabajar; cada tensión en el cuello, dolor de estómago, garganta apretada u otro malestar da información actual de ti y tu interacción con el resto del sistema.

Al identificar las sensaciones corporales, puedes ver qué pasa con ellas cuando piensas en algún cuestionamiento como:

  • ¿Te dan ganas de seguir en ese cargo o deseas irte? ¿Qué cambiarías de tu entorno laboral? ¿Qué cambiarías en ti?
  • ¿Cómo encuentro mi lugar en la empresa?
  • ¿Cómo ordeno mi equipo de trabajo considerando un equilibrio entre lo que necesita mi equipo y lo que necesita la organización?
  • ¿Cómo encuentro el equilibrio entre lo familiar y el negocio?
  • ¿Cómo mejorar la relación con mi socio que a la vez es mi pareja?
  • ¿Cómo determinar los reemplazos de una generación a otra?
  • ¿Cómo profesionalizar la empresa para que crezca, manteniendo el espíritu y los valores familiares?
  • ¿Cuál es la mejor manera de compensar a familiares y no familiares?
  • ¿Podemos contratar a un gerente general que no sea miembro de la familia?

Resulta indispensable planificar los distintos aspectos del negocio para lograr que la compañía crezca, se mantenga en el tiempo y pase de generación en generación. Me atrevería a decir que muy pocos negocios funcionan “solitos” y existe un contexto sistémico que debe ser considerado al elaborar una estrategia organizacional.

Considerar el contexto sistémico de una organización implica complementar la mirada de la administración clásica con un enfoque sistémico que ve a la organización como un ser viviente, un sistema organizacional en constante intercambio con los distintos sistemas familiares de cada colaborador. ¿Esto significa que una empresa cambia de acuerdo a cada cambio en el personal? En algún porcentaje claro que sí, y esto depende del tamaño del sistema, ya que no es lo mismo que renuncie un colaborador en un mercado particular de 2 trabajadores, en que cada uno cubre un turno de atención, a que renuncie un colaborador en una multinacional, y su puesto sea cubierto por sus 10 colegas.

En definitiva las Constelaciones Organizacionales dan una mirada de un profundo respeto a todos los elementos internos y externos de la compañía, comenzando por sus fundadores, su visión, colaboradores antiguos, productos exitosos y los no tanto, situaciones difíciles como una crisis financiera, desprestigio mediático, muerte de un colaborador en un accidente laboral, juicios, además de proveedores y clientes.

Si eres parte de la familia que tiene el negocio, puedes preguntarte:

  • ¿Cómo va percibiendo el sistema familiar cada cambio en la compañía?
  • ¿Los familiares tienen privilegios por sobre los demás colaboradores no-familiares?
  • ¿Existe un liderazgo claro del dueño en la compañía?
  • ¿Cómo afectan las situaciones familiares al negocio?
  • ¿Qué pasa si la compañía depende de un matrimonio que luego se divorcia?

Una historia que podría ser la tuya

Les quiero contar la historia de un fundo familiar en donde el dueño tuvo un primogénito y luego una hija. El hijo comenzó trabajando con el padre y la hija con los años creció y se profesionalizó en gestión de empresas en el extranjero. Cuando la hija vuelve a casa, el padre le ofrece el cargo de gerente general. Ella lo acepta y comienza a implementar conocimientos aprendidos en la universidad. Podríamos plantearnos estas preguntas:

    • ¿Cómo perciben los colaboradores a este nuevo gerente general?
    • ¿Qué pasa si el hijo mayor quería ser gerente general?
    • ¿La hija tiene la experiencia requerida para el cargo?
    • ¿Qué pasa con el padre que ahora ve la compañía manejada de una manera diferente?

Atrévete a constelar tu situación y ver las aguas por dónde estás navegando, el ubicarse mejor con una herramienta más profunda, ayuda enormemente a llegar a buen puerto. Esperamos tu comentario más abajo y contacto por Whatsapp.

WhatsApp con 1 clic

Con la información que se ve en las Constelaciones Organizacionales el cliente obtiene información que le permite encontrar el equilibrio entre la familia y el negocio, afianzar la estrategia del negocio en conjunto con las aspiraciones familiares, establecer estrategias y estructuras de compensación apropiadas que permitan retener y desarrollar gerentes de la familia y externos a ella.

2018-11-14T11:30:08+00:00