La relación con mi madre, ¿Cómo afecta a mi bolsillo?

El dinero es una energía que fluye y está profundamente relacionada con otras formas de energía como la del amor, la salud, la espiritualidad. La energía del dinero se materializa en billetes y monedas.

Entendiendo que el dinero, madre y vida son energías fenomenológicamente equivalentes, podremos saber que dependiendo de cómo tratemos a la madre, nos tratará la vida y el dinero. Es importante destacar que la relación que se hace en las Constelaciones Familiares entre el dinero y la madre, brota de la observación e incorporación automática de información en una representación grupal. En esta experiencia, se posiciona a una persona para “representar” al dinero y otra persona para “representar” a la madre.

Al ver este fenómeno, se puede apreciar que los representantes, incluso sin saber qué es lo que representan, se comportan de manera idéntica. De los tres conceptos, “madre” es quizás el más profundo y por lo tanto, está bueno que te observes en esa relación.

Cuando te digo que “te observes” tienes que emplear algo más que tus ojos, estoy hablando de toda tu atención, incluyendo los “ojos del corazón”, para ver más allá de lo evidente (como decía León-O). Puedes comenzar viendo todo lo que rechazas de tu madre, lo que te gustaría que fuera diferente o incluso cuando deseas tener otra mamá. Cada uno de estos “rechazos” hacia tu madre, es una barrera que impide que llegue dinero a tu vida, de una manera tal que sea “provechoso” para ti y no te pase que no sabes en que gastas o lo que tienes y se te va como agua entre los dedos.

Una forma de liberarte con amor y ordenar el flujo de la vida junto a la abundancia económica, es cerrar los ojos, registrar qué es lo pasa en tu cuerpo e imaginar a tus padres delante de ti y decirles:

“Querida mamá, querido papá:
Gracias por darme la vida. Ustedes vivenciaron una relación con el dinero y ahora yo elijo vivenciar mi relación con el dinero de manera distinta. Con todo lo que me dieron, avanzo hacia mi propio destino.
Me permito y elijo vivir en abundancia económica, en honor a ustedes y a todo el sistema familiar.
Seguiré siendo vuestro hijo y ustedes siempre serán mi mamá y papá”

Cuando hayas terminado, sigue registrando qué es lo que pasa en tu cuerpo, y fíjate en qué fue lo que cambió dentro de ti. Quizás tus hombros o tu espalda ya no sienten esa carga tan pesada y algo se soltó.

Hazlo por 21 días y cuéntanos cómo te vas sintiendo!

Si deseas profundizar en tu relación con el dinero, contáctanos al Whatsapp y estaremos atentos para ver la mejor opción para ti

WhatsApp con 1 clic
2018-02-07T11:04:32+00:00